jueves, 9 de marzo de 2017

HHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

martes, 22 de marzo de 2016

DE QUÉ GUERRA CIVIL HABLA OBAMA

Colombia no está en guerra civil presidente Obama. Relativistas morales, con Santos a la cabeza, le llaman guerra a la legítima respuesta del estado contra los terroristas, y es claro que sólo a esa convenientemente se refieren cuando con artificiosos circunloquios, ambages y verborrea apaciguadora, digna de mejor causa, contemporizan y le hacen la segunda en su engaño a las farc y al eln de aterrorizar a la ciudadanía diciéndonos que justamente se dialoga para que no lo sigan haciendo, en un juego macabro de palabras mendaces tales que terminan es casi obligándonos a agradecerles a esos cacos que no nos sigan matando, y que olvidemos de un plumazo, y que las victimas perdonen per se, las atrocidades que cometieron y cometen contra pueblos, civiles, soldados y policías; y "guerra" también le llaman a la que libran contra ellos las muy peligrosas "torres de energía", los "letales oleoductos asesinos" y los súper "enemigos": íngrimos policías y soldados, contra esas madres de la caridad que según ellos, creo, por su silencio cómplice, son las farc y el eln. ¿Qué guerra es la que se tiene contra un "enemigo" que es una inanimada torre, o qué peligrosidad les significa un inerte tubo o unos humildes soldados y policías, desarmados y en traje de paisano, para que mamertos aseguren y cándidos ciudadanos, hoy entre ellos, el líder de la nación económica y militarmente más poderosa del planeta, se dejen enredar dando crédito a que el país está en guerra civil por que a una recua de facinerosos les de la regalada gana de volarlos o de secuestrarlos, y que por eso haya que plegárseles indignos, tal como sucede en La Habana, aunque lo nieguen, como si hubieran ya derrotado a las instituciones, porque eso es lo que Santos les hace sentir, al aceptar dialogar con ellos, y mucho peor, permitiéndoles exculpar su descomunal y delirante máquina asesina, reclutadora de niños, destructora de pueblos e infraestructura y asoladora de nuestro ya de por sí frágil medio ambiente? !No hay derecho¡
H.J. Cabezas-Díaz

jueves, 17 de marzo de 2016

MEMORIAL DE AGRAVIOS Y DE RECHAZOS


ANTE EL ACECHO A JUAN CARLOS MARTÍNEZ: MEMORIAL DE AGRAVIOS Y DE RECHAZOS
“La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana” (Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).
“Los representantes del pueblo francés, constituidos en Asamblea nacional, considerando que la ignorancia, el olvido o el menosprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de las calamidades públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer, en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre, a fin de que esta declaración, constantemente presente para todos los miembros del cuerpo social, les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes; a fin de que los actos del poder legislativo y del poder ejecutivo, al poder cotejarse a cada instante con la finalidad de toda institución política, sean más respetados y para que las reclamaciones de los ciudadanos, en adelante fundadas en principios simples e indiscutibles, redunden siempre en beneficio del mantenimiento de la Constitución y de la felicidad de todos.” (Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano).
Con nuestra voz de protesta haciendo eco de los preámbulos de las dos instituciones con más alto relieve en cuanto al respeto por la dignidad humana y al catálogo de derechos inalienables se refiere, arriba enunciadas, denunciamos y rechazamos contundentemente la ignominiosa persecución a que ha sido sometido, por el poder judicial venal y politizado de Colombia, nuestro líder Juan Carlos Martínez Sinisterra, del cual su historia, es la historia repetida del hombre negro, humilde de este país, que apostándole al futuro, al de él y al de sus coterráneos, se arriesgó a la ingrata pero honrosa tarea de acometer la empresa que en últimas es la que le permite a los que nacen sin apellidos ilustres y linajes que ostentar, dar la pelea  ideológica, y si se quiere, porqué no, de raza y de clase, en uno de los países donde convergen las más desiguales condiciones sociales que el mundo moderno tolere: HACER POLÍTICA.
RECHAZAMOS categóricamente la ignominiosa, encarnizada e inmisericorde persecución (léase exterminio, moral y físico) que sobre ser humano y su familia se haya cernido en este país, ni siquiera digna de un animal, de la cual cayeron víctimas su madre Doña Teófila Sinisterra, su esposa Doña Nelly Bonilla, su hija menor Isabella Martínez Bonilla quien intentó suicidarse y su suegra Doña Paula Venté, que al momento de esto escribir yace infartada en una clínica de Cali por creer a su nieta muerta.
RECHAZAMOS convencidos, el que fuese condenado por una justicia que se entregó impúdicamente a quienes sintiéndose huérfanos del poder regional en el  Valle del Cauca movieron sin la menor vergüenza sus perversas influencias para que sin prueba alguna, en un remedo de juicio, plagado de dudas en cuanto a la certeza de los delitos que se le endilgaban y una colosal montaña de testimonios que los desvirtuaban, truncaran su carrera política.
RECHAZAMOS coléricos que no obstante la afrentosa condena, que cumplió con los presupuestos que la justicia impone y que cuando un juez de la república le otorga la libertad, en cuestión de horas la fiscalía de este país, obedeciendo al interés del gobierno del presidente Juan Manuel Santos en contubernio con la clase blanca y oligárquica del Departamento del Valle, atendiendo a la versión de un delincuente que ya fue condenado por extorsionar a otros políticos amenazándolos con montarles acusaciones iguales a las que hoy le hace a Juan Carlos Martínez, en una aberrante decisión judicial le libran orden de captura nada más como una estratagema efectista para sacarlo del departamento, habida cuenta que al momento de esta arbitraria y sospechosa decisión estábamos a tres días de unas elecciones adicionales para elegir Gobernador del Valle, producto también del raponazo de que fue objeto nuestro candidato en las elecciones anteriores ganadas en franca lid pero nunca toleradas por estos sectores blancos, clasistas y racistas de la región.
RECHAZAMOS la estratagema del gobierno nacional que para asegurarse que nuestra candidatura nunca fuera ganadora en unas elecciones atípicas pasadas, a un equipo de trabajo que justamente implementamos para no ser objeto de fraude dado el inmenso afán de esas élites de quedarse con la gobernación del Valle del Cauca a como dé lugar, en una de sus mayores y perversas virtudes, la de los FALSOS POSITIVOS, el presidente Juan Manuel Santos arremetió con todo el poder judicial, policivo y mediático para hacer ver el trabajo de nuestro equipo de blindaje electoral como un intento de fraude, circunstancia desvirtuada hasta la saciedad por el Registrador Nacional del Estado Civil Carlos Ariel Sánchez y sus asesores, en el sentido de aseverar, rotundamente,  que la actividad que iba a desarrollar nuestro equipo electoral resultaría inocua y anodina ante pretensiones de hacer fraude en esta elecciones, como las que el gobierno racista y clasista del presidente Santos y los medios ídem de este país pretenden hacerle creer a la población.
RECHAZAMOS enojados el querer de los que según la doctrina Aristotélica, que dice, entre otras cosas, que la sociedad se divide entre hombres libres y esclavos, los negros deberíamos continuar en los manglares, bajamares y espesuras de nuestros recónditos océanos y montañas al lado de lo verde y feraz que encanta y ensueña, pero con lo necesariamente básico insatisfecho.
RECHAZAMOS resueltos que la idea de tener acueducto y alcantarillado, proporcionarles a nuestras comunidades saneamiento básico, hablar de vías, educación, salud, bienestar,  sea ni más ni menos que una entelequia, una ilusoria quimera, producto del desdén con que todos los gobiernos, desde que se tiene memoria, nos miran, y que él sólo mencionar agua potable sea igual a cuando nuestro nobel refiere a Aureliano Buendía el viaje con su padre a conocer el hielo en Cien Años de Soledad.
RECHAZAMOS con firmeza la oposición oprobiosa y desleal a lo que alentó a Juan Carlos Martínez lanzar el grito del NO MÁS, que fue retirar de una buena vez el atávico criterio que enquistan en nuestras mentes las élites caducas que orientan la educación en este país para no injerir en la toma de decisiones y decidir hacer POLÍTICA .
RECHAZAMOS con energía a unos señoritos que con conductas melifluas y de cuello perfumado, con inocultables ínfulas de señor feudal para hacer política, cuando ven perdidos sus protagonismos en la toma de decisiones respecto de la cosa pública en esta región, y sus padres las pingües ganancias que ello les auguraba, y al verse sustraídos por sus recurrentes pérdidas y reveses en las urnas, cogieron como costumbre acudir en plañidera y lloriqueante actitud a sus pares, los ricos, las élites, blancos y encastados dueños de medios para que desde sus tribunales  mediáticos, traten de eclipsar iniciativas y aspiraciones populares justas, merecidas, legal y constitucionalmente permitidas de los que nacimos con lo básico.
RECHAZAMOS con reciedumbre el desdén con que la Fiscalía General de la Nación mira su condición de padre cabeza de familia, la cual violenta, adrede y sin vergüenza, cuando mirando de soslayo que este instituto universal es de obligatoria observancia se niega a obedecer tratados internacionales suscritos por Colombia, ratificados por nuestro congreso, de estirpe supra-constitucional, que hacen prevalecer el derecho de los niños; y en una cerrazón inaudita e inexplicable,  sin misericordia alguna, condena también a sus menores hijos a sobrevivir sin la presencia de su padre.
RECHAZAMOS las descalificaciones y cortapisas que a nuestras gentes, logros y aspiraciones  ponen esas élites; ya  es infinitamente fácil ver la superlativa animadversión por nosotros, por nuestra raza, por nuestra clase,  cuando brillan por su ausencia en los puestos de relieve nacional, no por falta de méritos, hombres y mujeres de nuestro estrato, de nuestra clase y con más veras de nuestra raza. Y para reafirmar lo ominoso de esta persecución no es sino recordar la frase con que el capitán de la DIJIN, al comando del FALSO POSITIVO del supuesto fraude electoral, se refirió cuando encontró pasaportes vencidos de Juan Carlos Martínez: “BINGO, EL NEGRO”.
RECHAZAMOS defraudados, y consecuencialmente indignados, el actuar del Procurador Alejandro Ordoñez Maldonado, porque habiendo designado y enviado agente especial para intervenir en el proceso de Martínez, sólo porque éste, en su real saber y desprevenido entender, colectado en una sesuda argumentación jurídica sobre el material probatorio acopiado, solicitó precluir la instrucción en favor de Juan Carlos Martínez, fue relevado de esa "Agencia Especial" de inmediato.   
RECHAZAMOS definitivamente desconcertados que a un criminal confeso como Hebert Veloza García, alias HH se le interrogue sobre el Juan Carlos Martínez narcotraficante que la fiscalía pretende hacer ver, y al contestarles, que no, que a él no le consta que éste hubiese narcotraficado y que tampoco se ha reunido con él, la fiscalía, abstraída de cualquier pudor por la imparcialidad conque debe acometer la investigación, que se debiera reducir a investigar tanto lo favorable como lo desfavorable, sólo atina a decir: (...) "¿es posible que usted no recuerde haberse reunido con Juan Carlos Martínez Sinisterra?"
RECHAZAMOS sobresaltados la intención parcializada de la fiscalía, entre otras posiciones ídem, observada hasta por el mismo Hebert Veloza García alias HH, cuando en su declaración dada en Nueva York el 12 de abril de 2012 dijo: (...) "No entiendo es por qué cuando decimos la verdad de que alguien no está vinculado en un delito, y lo tratan de vincular, la justicia no nos cree..."
Copia de este rechazo, con criterio epistolar se ha hecho llegar a:

Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU (OACDH) Señora Nayanethem Pillay
Presidente de los Estados Unidos de América, Señor Barack Hussein Obama II.
Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Señora Laura Dupuy Lasserre.
Comité de Derechos Humanos de la ONU (CCPR).
Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU.
Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU.
Human Rights Watch, Señor José María Vivanco.

jueves, 18 de febrero de 2016

LOS OTROS TAMBIÉN TENÍAN FAMILIA


A los que están, o que por snobs, se hacen los compungidos con la deleznable actitud de la inefable "periodista-periodista" Vicky Dávila de sacar a los medios un vídeo en donde el entonces Senador y hasta ayer Viceministro del Interior Carlos Ferro tiene una conversación sobre condiciones, gustos y aventuras homosexuales, a todas luces inducida, con un capitán de la policia de nombre Ányelo Palacios, aunque ella arguye que forma parte del material probatorio dentro de una investigación, he de decirles que acciones de sicariato moral sobre personas, como ésta, es lo que ha salido por montones de los tribunales mediáticos en que se constituyen los medios colombianos, por plata, por sesgo ideológico, por clase o por raza; y que con sentencias de micrófono de esta señora y de muchos de sus colegas: Arizmendi, Coronell, Julio Sánchez, Morales, Gonzalo Guillén, etc, han aniquilado a encartados con la justicia, llevándose por delante, sin parar en mientes, haciendo añicos, pulverizando, a familias inocentes enteras donde también hay esposas, hijos menores y hermanos; entonces, nada dijeron, ni compartieron lo que alguien dijo, como crítica, a la tan igual de despreciable actitud periodística. ¿O será que ahora que las mieles del poder, que la cercanía con el poder de sus jefes la Organización Ardila Lulle ya no lo es tanta, o que como a quien hoy injustamente somete al escarnio público, les mantiene inalterable su parcialidad política u ojerizas, sí vale decir algo contra su actitud, o ponerse en la onda de compartir lo que alguien dijo?    Injusticias, canalladas, bellaquerías o al menos dudas enormes, y silencios sepulcrales de impunidad también, hay en múltiples procesos que mal lleva poder judicial colombiano, inquisidoramente impulsado por medios venales y politizados contra magistrados, políticos, funcionarios y gente del común. En la contabilidad de Marco Antonio Gil Garzón, el "Papero", narco confeso y condenado, aparecieron cifras dinerarias aportadas por él en sociedades con Pedro Gómez Barrero, todo un cacao nacional constructor de grandes superficies, de los Unicentro, entre otros; ¿han oído ustedes a los medios, refiriéndose a él, como dicen de otros: ...el controvertido constructor..., o a la fiscalía, como lo hace a cada rato cuando le conviene desfigurar a alguien o hacer política, pronunciarse y decirnos cómo va esa investigación? Naranjas, pronunciémonos nosotros.
H.J. Cabezas-Díaz

lunes, 11 de enero de 2016

NOTICIA ES QUE LAS FARC PAGUEN


Vivir en paz porque a una caterva de asesinos les dio por permitírnoslo, no tiene porqué ser noticia, mucho menos un notición, que es el contexto en que algunos creen y quieren, cuando critican a los medios por recordar las atrocidades de los terroristas de las farc mientras Santos fragua su negociado con ellos, y estos, los medios, no hablan dizque de lo "rico" que se vive mientras esos truhanes decidieron no matar más soldados, ni policías, ni secuestrar, ni volar nuestra infraestructura, aunque extorsionando todavía sigan. Vivir sin esas amenazas no tiene porqué ser noticia, ese es el deber ser, y ponerle el nombre de paz a ese mínimo estado de cosas ideales por rogarle (no se les exige, Santos les ruega) a esos cacos, es una irresponsable mentira que vende este gobierno y de la que esa guerrilla se aprovecha. Los que se irritan porque los medios recuerden las atrocidades cometidas por las farc, que yo entiendo es para ayudar a que su memoria evite que haya impunidad, y que reclaman que esos mismos medios no hablan de lo buena que es la tregua ignominiosa que esos bandoleros nos permiten gozar, aun cuando usen sus respectivas caretas queriendo posar de altruistas al no tomar partido, dicen, para sólo desviar, insinuando que el debate es entre uribistas, anti-uribistas y santistas, queda en evidencia que su corazón es pro-farc, si no es que fariano propiamente dicho. No le encuentro otra razón: todavía les avergüenza reconocer que son hinchas de los terroristas de las farc. No más es que esto deje de ser, entre algunos, moral o políticamente incorrecto, para que sea cuestión de tiempo su salida del clóset. A-farc-ecerá y veremos.

H.J. Cabezas 

viernes, 4 de diciembre de 2015

SOFISTAS CRIOLLOS

Tal parece que los sofistas en su más perversa versión, no la de aquellos sabios que se dedicaban a la enseñanza del sentido de las palabras en la Antigua Grecia, considerados expertos en el uso, para bien, de la retórica y de la dialéctica,  son de los que todavía uno se encuentra hoy en Colombia en los opinaderos que de moda se han puesto gracias a la aparición de las redes sociales. Para nada, los sofistas de hoy, que por aquello de que conozco a varios, los denomino criollos, son de los que, volviendo a la Antigua Grecia, empezaron a arrogarse capacidades para la enseñanza de virtudes, habiendo sectores, que ante esta actitud tan sobradora, los empezaron a señalar como unos mentirosos, que haciendo uso de la retórica y de la dialéctica, para mal, engañaban a las personas.
Para tal muestra, está el "raca-raca", la muletilla, el lugar común, el dicho de personas, que con memes y toda suerte de publicidad, uno se topa en estas redes diciendo, tajantemente, como si tuvieran o hubiesen tenido en sus manos, ante sus ojos u oídos, al menos una fuente cierta, de alta credibilidad que lo hubiese dicho, que Álvaro Uribe Vélez y su familia, son los dueños de Saludcoop; y ahora que la están liquidando, un gobierno hostil al uribismo como es el de Santos, dicen, que pasar los afiliados a Cafesalud, decisión de ese mismo gobierno averso al expresidente, es trasladar el negocio de un bolsillo al otro del hoy senador. Eso no es cierto. Yo nunca he oído, visto o leído a ninguna de esas empresas de medios escritas, radiales, y televisivas, mejor dicho, todo ese holding de medios anti-Uribe, asegurando que esa familia es dueña de esas dos EPS. Incluso, le he hecho seguimiento al actor intelectual y material del descubrimiento de la podredumbre de esa empresa, el Senador Jorge Robledo, y nunca lo he escuchado aseverar esa circunstancia.
Y otra falacia que los sofistas de patio vienen, sin parar en mientes, sosteniendo, es que la Ley 100 de 1993 es hechura y culpa de Álvaro Uribe; debo aclarar, que para esta ocasión ni sofistas podría llamárseles, porque, primero, lo que si evidencian es ignorancia supina en cuanto al trámite de una ley de la república, y una con la complejidad de esta, que aunque es ordinaria, como cambian los tiempos, siempre debió ser estatutaria; y segundo, que es de verdaderos legos creer, y de mala leche hacer creer, que un sólo hombre pueda ser su autor, sea para alabarlo, tanto como para condenarlo, de una ley, que para su tiempo, fue una completa revolución. La historia no se puede ignorar y mucho menos  acomodar, parapetando sus sesgos políticos, o apolíticos, da igual, tras esa misma ignorancia, para esputar los virulentos y biliosos insultos que contra ese señor lanzan,  y difuminar sus odios y ojerizas personales contra cualquiera, no que ose aplaudirlo (a Uribe) sino que apenas no los siga (a ellos) en la malquerencia y malas venturas que al ex presidente le desean. Una ley ordinaria, por su trámite (por lo compleja debieron ser más) como la Ley 100 del 1993, se tramita en cuatro debates (debate, según la RAE significa: controversia, discusión); uno en cada una de las respectivas comisiones constitucionales permanentes del sector de ambas cámaras; y uno en cada una de las plenarias de las mismas. Luego de conciliada (otro filtro), al final, para que se convierta en ley de la república, debe ser sancionada, firmada por el presidente y publicada en el diario oficial. Las leyes en sus prolegómenos, puede tener indistintos orígenes, pero esta precisamente, tuvo origen gubernamental; fue el gobierno de la época, en cabeza de César Gaviria, el que radicó el proyecto en la cámara alta, obviamente para que se convirtiera en ley; tan fue así, que Gaviria invitó a ser su Ministro del Trabajo a Luis Fernando Ramírez, quien venía de ser Viceministro de Hacienda de Virgilio Barco, para que liderara el tema de esa reforma, y no contento con eso, Gaviria, también con esa misma misión, nombró Miinistro de Salud al extinto Juan Luis Londoño; de dos ministros se aperó el gobierno Gaviria para liderar lo que para él era su gran reforma. Repartido el proyecto, recayó en varios senadores ponentes de los que recuerdo a Fabio Valencia Cossio, Jaime Árias y Álvaro Uribe. Desde esas épocas, son 102 senadores, que tanto en comisión como en plenarias, los 99 restantes, han podido derrotar a estos tres "malandrines"; y ni qué decir de los 166 representantes a la cámara, exceptuando a los ponentes, para hacer lo propio.
Y la tapa del pomo de nuestros sofistas domésticos, tiene que ver con la postura de juez que adoptan, y como cualquier organismo de cierre de nuestra justicia, no tienen el menor empacho para condenar a unos y hacerse los pendejos con otros. Influenciados por "voces independientes" e "hitos de la moral" (la de la mata de mora) y ya preñados de información obtenida de tribunales mediáticos (Semana, El Tiempo, El Espectador, Caracol, etc.) -que quién lo creyera, sus dueños, son la antítesis de su clase y su reclamo- cuando le conviene a su sesgo ideológico, salen a tildar de asesino, de genocida y toda suerte de improperios, al mismo hombre, a Álvaro Uribe,  quien, que se sepa, no ha sido vencido en juicio por los crímenes que esta gente le impone su baldón, y que cuya sentencia haya hecho tránsito a cosa juzgada. No hay una sola sentencia condenatoria, ni disciplinaria, al menos,  en contra de este señor; y no creo que precisamante sea porque a nuestro poder judicial, venal, politizado y retaliatorio, y a la Comisión de Acusaciones dela Cámara, manejada a placer por el gobierno Santos, manifiestamente hostil a él, les hagan falta ganas de encanastarlo.   En cambio, ya casi sin disimular, pues cada día que pasa les va pareciendo menos políticamente incorrecto,  porque Dios no quiera, en un hipotético caso las farc lograran el poder, saltarían, ya sin vergüenza, en una patica, nada dicen del ese sí extenso, nutrido y surtido prontuario de sus hasta ahora vergonzantemente amados terroristas, los peores criminales que en el mundo actual existen, más sanguinarios incluso, que el Daesh, al qaeda y boko haram juntos.
Al secretariado de las farc, no le alcanzaría ni esta vida ni más de tres reencarnaciones para cumplir las 56 sentencias en las que los jueces los han condenado a 1629 años de cárcel.
Iván márquez, 60 años. 23 sentencias condenatorias que ya hicieron tránsito a cosa juzgada. 760 años de prisión suman sus condenas.
Timochenko, 56 años. Condenado, en sentencias que ya hicieron tránsito a cosa juzgada, a 452 años de cárcel.
Joaquín Gómez, 60 años. Condenado, en sentencias que ya hicieron tránsito a cosa juzgada, a 333 años de cárcel.
Pablo Catatumbo, 62 años. Condenado, en sentencias que ya hicieron tránsito a cosa juzgada, a 84 años de cárcel.
Estas sentencias, que son al menos las de público conocimiento, involucran en conjunto 184 asesinatos, 129 heridos, 198 secuestros, más de 827.000 millones en multas, y estos son los pequeñísimos olvidos de nuestros sofistas de orilla a la hora de insultar como asesino o genocida a alguien.
La actitud de nuestros sofistas criollos los lleva al delirio de querer lustrar, lavar el rostro de esos sí asesinos y secuestradores de cientos de colombianos y extranjeros que nos visitan o que aquí trabajan, nada diciendo de ellos y sus crímenes, pretendiendo soslayar que son 16 siglos de cárcel los que sus queridos, por sus delitos, ya cargan a cuestas.
Obiter dictum
El término sofista procede del vocablo griego sophía (sabiduría) y sophos (sabio). Después de una historia larga, dicen que fue Píndaro el que empieza a darle un cariz despectivo al término sophos degradándolo a charlatán. De esta manera, comenzó a calificarse como sofistas a quienes apelaban a los sofisma para desarrollar sus razonamientos y convencer a los demás. Un sofisma es una falacia, algo que en apariencia, se presenta como válido, aunque en realidad resulta falso.

Henry Cabezas Díaz

domingo, 15 de noviembre de 2015

VÍCTIMAS, SÓLO CUANDO CONVIENE

Es delirante el actuar y el dicho de mamertos criollos que ante las manifestaciones de dolor y solidaridad de colombianos con la tragedia francesa, les ha dado por recordar, ahora sí, las tragedias propias, y retan a pronunciarse también por las "victimas nuestras", dicen; olvidando que apaciguados y contemporizadores han venido, sin más, asimilando, digiriendo sin protestar, sin decir "esta boca es mía", las masacres de soldados y policías por parte de terroristas locales, incluso casi diciendo que todo está bien (porque están matando menos dijo uno que conozco) en un agradecimiento tácito a las treguas afrentosas, infamantes y mentirosas que los truhanes de las farc dicen estarnos concediendo a los colombianos. Y haciéndose también los de las gafas con el gobierno, sólo porque éste los complace con sus persecuciones con sesgo político, el que le importe un sieso que los niños de la guajira sigan sin agua, sin comida, y se estén muriendo; y que el Pacífico siga abandonado a su suerte, entre otras muchísimas cosas. Increíble las contradicciones morales de estos prolegómenos de comunista.

H.J. Cabezas.